Blogia
Anouk me importa

- xix - En su lugar (bis)

- xix -  En su lugar (bis) Había transcrito en este hueco la conversación que mantuve ayer de madrugada con otro individuo. El caso es que hace unos días recibí una petición suya , quería hablar conmigo y no sé ni de qué, ni para qué. Resultó ser alguien como aquel taxista, alguien que me conocía de verme en el mismo lugar y en el que yo ni siquiera había reparado. No me gusta que me mientan. Respeto los silencios pero no tolero las mentiras que se derrumban al primer soplido, mentiras de paja y caña de azucar, porque si alguna mentira no me disgusta son aquellas con las que se construyen mausoleos de marmol, monumentos fúnebres al amor. O invéntame un desierto, dibújamelo sobre la piel cuando me calle con tus manos hechas de pueblo de mar, y sólo nos envuelva aquel silencio impronunciable y tu sudor y déjame ocultarme en una gruta con las paredes de adobe a olerte, sólo a olerte y respirarte y a sentir como ese dedo tuyo trata de borrar el cráter de mi cara. Y por eso he borrado aquí lo que había escrito y por eso lo he guardado en un lugar muy mío, y ahora muy tuyo si quieres, en el que me encuentro a solas con alguien, sólo con alguien, contigo... 'un faro en la oscuridad', que mentira tan bonita sería esa. Mentira de barro y heno y creo que ya sólo por haberla pronunciado te querría. ¡No te me vayas a apagar ahora, por favor!. Y no sigo (...). Un beso.

un fragmento de esa conversación:

Yo: pero eso no es declararse. verás, yo cuando miro y veo que me miran, que me están mirando... en realidad lo que digo es ¿y por qué me miras?... ¿te estoy mirando yo a ti?. No me mires. Déjame en paz. Mi frase favorita. No te lo digo ahora a ti. Es la que tengo en la mirada todo el rato, y luego me encanta cuando ocurre eso de que de repente miras y ves que alguien que te mira te gusta... entonces le dices todo lo contrario y siempre hay alguien que observa y piensa... mira, se contradice, y en realidad no, contradicciones hay muy pocas que sean reales, lo que abundan son las paradojas

(* Y él borra y escribe, y borra y se queda mudo y luego vuelve a escribir)

Yo: bueno, pues yo por tu bien espero que no. ¿Podemos olvidarnos de que hemos hablado tantas cosas íntimas y olvidarnos incluso de que nos hemos conocido?

Él: no lo se

Yo: Yo creo que lo preferiría. Me has hecho sentir buenas sensaciones ...

Él: solo se que me ha encantado hablar contigo

Yo: .... y si nos vemos en el mundo, me comportaré contigo como tengo por costumbre y romperé este acuerdo. Lo sé. Yo soy así... es por el desapego. Todo lo que no me provoca sentimientos está condenado a desaparecer

Él: el puercoespin

Yo: Incluso peor que eso. No sé que animal ponerte pero no uno demasiado bueno. Lo siento. No tiene remedio

Él: sabes el animal qué mas me gusta

Yo: sé el que me gusta a mí, un felino. ¿Coincide?

Él: el guepardo o la pantera negra

Yo: Bueno, pues entonces tienes que entenderlo, yo miro desde ese animal
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Anouk me importa a Hemes -

En ese momento lo que había era un individuo al que intimidar a nivel psicológico. Lo mismo que puedo mirar de esa manera... de manera amenazante... para decir 'eh tú no te vayas a pensar que soy una víctima' creo que puedo hacerlo a través del teclado... el mira lo que escribo ¿no?. ¿qué decía ahí? :)

No me gustaba algo de él. No me gustó sobre todo algo que dijo sobre la mujer que le abandonó... 'ahora que la podía manejar'. ¿Por qué razón se debe manejar a nadie?. No entiendo eso... un maltratador en potencia, eso pienso que era...

manuel h -

pues es divertido cuando miras y ves que te están mirando. Pero casi nunca se aguantan las miradas si no son conocidas.
besos

Mono O. -

Saludos, gracias por darte un vuelta, tambien me gusto mucho tu blog, solo tengo una duda...
Creo entender que Anouk es como tu novio, y entonces tu quien eres, o tu eres Anouk?

hermes -

Hay una cosa que leí una vez sobre tu mirada, decias que te traía problemas. Entonces había entendido que tu mirada era atrevida (como la segunda que relatas) y lo comprendía muy bien, pues era la mirada de deseo que siempre antes tenía y que una vez (a mi si), me trajo problemas. Sin embargo dices: "yo cuando miro y veo que me miran, que me están mirando... en realidad lo que digo es ¿y por qué me miras?... ¿te estoy mirando yo a ti?. No me mires. Déjame en paz. Mi frase favorita." ¿De verdad? ¿No es la otra?

Susana -

Cuando pueda enlazar esta dirección me avisas ¿ok?, ¿o prefieres dejarlo así?

Me voy a comer que entro a trabajar. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres