Blogia
Anouk me importa

- xxiv - y las estaciones se suceden

- xxiv -  y las estaciones se suceden De madrugada le escribo una nota personal a Enol:

Era diciembre, pleno invierno y hacía un día radiante de primavera, y esto que te dejo aquí era como un fantasma entre tú y yo... y luego tú sigues decidiendo, o antes si ya lo has decidido todo, pero ¿no crees que a juzgar sin derecho tal vez me enseñaste tú...? bueno tú sólo no, tampoco fuiste el único pero sí de quién dolió más porque por ti, aunque fuera una estupidez o un absurdo, SENTÍA sentimientos reales y el tiempo también me lo ha demostrado. De todas formas yo siempre he sido absurda y estúpida y eso no me duele especialmente

Le he dejado la conversación con Bahía por si entra y la lee. Le doy importancia al hecho de que haya regresado y se la doy al hecho de que esté enfadado conmigo y lo exprese abiertamente. Es que hay cosas que nos hacen daño sobre todo cuando no forman parte de nuestro autoconcepto y nos hemos pasado la vida luchando contra ellas, por ejemplo yo: 'presumiendo de estar interiormente llena y jactándome por dentro y creyendo que eran los demás los que estaban equivocados conmigo' y luego vas tú, que eras al único al que se lo había entregado Todo, creyendo que entregaba Algo, y un buen día de mayo, cuando ya era primavera, sentados en un banco del parque dices delante de Anouk: 'Aimée sólo es una gran pantalla detrás de la que no hay nada', y se hace el invierno y yo no te lo perdono, no puedo perdonártelo, no te lo he perdonado pero si es la verdad y es como tú la ves tiene que ser cierta porque detrás de mí, secundándome, ya no hay ninguna cosa que desconozcas y bueno sí, soy este aire, esta banalidad, sólo sentimientos, ¿qué es eso?: Nada. Y luego viene Pedro O. y me dice que yo mato los sentimientos en 'haras' de las emociones, que los supedito y ¿por qué?, ¿por qué no he tenido en cuenta los suyos?. ¿Por qué no se los he valorado más que a los míos yo no tengo sentimientos?. ¡Ay que joderse!. ¿Pero cómo querían que me los tomara en serio, a Pedro y a aquella mujer, cuando abrazándome uno por cada lado me decían 'te quiero'?. Era rocambolesco, ¿cómo iban a quererme si no me conocían de nada?. Si sólo estábamos en un puto trío en el que él se empeñó porque ninguno quería renunciar a su presa. Eran demasiado civilizados para reconocer que competían entre ellos y por eso libraron su sofisticada y ''cruenta'' lucha en mí... y yo no los quería, no los quería nada, no podía quererlos, podía sentirlos como humanos pero no quererlos y me jodieron viva, porque eso fue lo que hicieron, no me jodió ni una gota el sexo, fueron aquellas palabras, la ausencia de significado con que ellos las decían o yo las escuchaba. Si me hubieran querido, si me hubieran querido de verdad, ¿no se habrían dado cuenta de que yo no deseaba estar allí con ellos, de que no deseaba ni aquel encuentro, ni aquella invasión forzada de mi mundo y de mi coño?. Eso fue lo que no fui capaz a digerir, sus 'te quieros' y lo que pretendían provocar con ellos en mí. ¡Qué falsedad!. Y lo peor era que esas personas creían que sí, que me querían y pensaban que eso era '' el amor''... Por costumbre, a fuerza de oírse, de repetirse, se habían convencido de ello y pretendían convencerme a mí o tal vez sólo lo último. Y eso me fue envenenando el hígado un poco más cada día que pasaba y les conocía y comprendía el valor auténtico de sus palabras, su utilidad... Y a Pedro voy a dejarlo al margen aunque sigue escribiéndome correos dónde me recrimina por cosas que he escrito, transcrito o pensado y luego tiene los descomunales güevos de finalizar con un 'te quiero' pero a la mujer... Cuando Salva, el venezolano, me contó que ella casi el primer día le había dicho en la cama que le quería... se me revolvieron las tripas y ahí se acabó mi mala conciencia, la fusilé en el acto, porque yo idiota de mí me había sentido mal por no poder quererles lo mismo, por ser incapaz de quererles y pronunciarlo y sólo quedarme callada entre sus brazos con el corazón encogido y el estigma de mi soledad: ¡qué ingrata!. A ver que se entienda, no son celos ni nada semejante, es que la mujer hablaba conmigo y en privado me contaba que Salva le causaba repugnancia, que había subido a su casa aquella noche y le había golpeado en las narices el mal olor y que no se corría, que era incapaz de correrse con ella, que tenía que masturbarse para llegar al orgasmo aunque follaran durante horas. Era un extraño, cualquier extraño y también Le Quería.

Una mañana de agosto

... triste porque tal vez ha perdido a alguien muy querido dice:
Ya sabes que busco el sentimiento. Besos

Pedro dice:
buscas la emotividad, no el sentimiento, matas sentimientos en haras (con hache?) de las emociones

... triste porque tal vez ha perdido a alguien muy querido dice:
Creo que no, que es sin 'h'

Pedro dice:
un beso

... triste porque tal vez ha perdido a alguien muy querido dice:
Cuídate


Y de esa manera nos despedimos Enol y yo... él pensando sólo en sus sentimientos heridos e ignorando todo el irreparable daño que sus palabras un día supisieron para mí
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Anouk me importa -

Gracias, pero sólo de perfil :)

Un beso hermes

hermes -

Ya te he dicho que la letra es pequeña y que no la puedo leer al tener una resolución alta en mi monitor, pero... la foto si que la veo bien y te diré lo que también muchos te han dicho: ERES PRECIOSA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres